"La constitución ha muerto"
Comité Magonista Tierra y Libertad



El pasado 5 de febrero se cumplieron 100 años de la constitución de 1917, pero también se cumplieron 114 años de que Ricardo Flores Magón y compañía, en referencia a la constitución de 1857, declararan públicamente que "La constitución ha muerto".

Ese mismo día, parte del Comité Magonista Tierra y Libertad viajamos a la Ciudad de México y actualizamos la misma declaración fúnebre en algunos de sus espacios simbólicos (Bellas Artes, Munal, Zócalo, Palacio Nacional, El Hijo del Ahuizote).

Arriba puede verse el registro audiovisual de la procesión (realizado por José Luis Martín); abajo, el volante y el panfleto completo (diseñados y editados por Pepe Rojo), incluyendo el texto con el que colaboré.




La constitución ha muerto 2.0
“La soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo. Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste. El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno”.
—Artículo 39, Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos

La constitución de 1917 es inherentemente anticonstitucional. El artículo 39 es ya su deconstrucción, su reescritura posible. No hay nada fuera del texto (constitucional). Incluso su transgresión es constitucional si dimana del pueblo
   (¿Y qué es el pueblo? El pueblo somos nosotros sin el Capital ni el Estado.)
   Pero esta inconstitucionalidad legítima en la constitución tiene un límite: el artículo 39 mismo. Los artículos 27 o 123 serán los más revolucionarios, pero es el 39 el que los legitima constitucionalmente. Y su transgresión deslegitima la constitución entera.
   La universalidad de la constitución del ‘17 se sostiene (aun con alteraciones contingentes) en esta excepcionalidad del artículo 39 (necesariamente inalterable). Sin la excepcionalidad del 39 no hay universalidad del ‘17.
   Cien años después, queda claro que esta universalidad es ya ilegítima. Su sostén excepcional en el poder popular dejó de existir. El Capital y el Estado —hoy un monstruo policromático de un Frankenstein neoliberal— han usurpado al pueblo e instituyen al poder público para su beneficio.
   “La constitución ha muerto…”, anunciaron públicamente los hermanos Flores Magón y compañía afuera del taller del periódico El Hijo del Ahuizote un 5 de febrero de 1903, día del aniversario de la constitución de 1857.  “¿Para qué recibir esta fecha, digna de mejor pueblo, con hipócritas muestras de alegría?”, escribió Ricardo Flores Magón, antes de ser encarcelado (de nuevo) y exiliado por la dictadura de Díaz. El anuncio y la pregunta renuevan ahora su vigencia.
   La constitución ha muerto. Todo está permitido: para el Capital y el Estado. Aunque se interpongan el pueblo, las instituciones o el cadáver mismo de la constitución.
   La constitución ha muerto. Nada está permitido: para el pueblo. No hay más garantía de su soberanía ni de su beneficio en la era de las “reformas estructurales”.
   Ahora que nos vuelven a arrebatar el poder político, vale recordar que ya antes lo hemos recuperado. La constitución misma de 1917 es prueba de ello. Con o sin constitución en mano, podemos volver a instituir el poder popular, pensar cómo alterarlo, organizar cómo modificarlo.


AGR

 Panfleto completo:


   


    

 

 

 
     


 

     


 

Recientes publicaciones Tijuana-related


"La doble apuesta ética en Navajazo de Ricardo Silva"

La Furia Umana es una revista trimestral y multilingüe de cine donde ha colaborado gente como Jacques Aumont, Alberto Toscano, Pedro Costa o, en el comité d'honneur, Raymond Bellour.

Recientemente publicaron su número 30 e incluyen un ensayo mío sobre la película tijuanense Navajazo, tanto en español (antes incluido en mi libro Choques, rupturas, espectros) como en inglés (traducción inédita de Leo Brown).

Mis agradecimientos a Leo Brown por la traducción, a Raquel Schefer y Toni D'Angela por la invitación y a Ricardo Silva por la confianza.

Bane / Trump



Ya saben que Bane es la ideología contrainsurgente del establishment (neo)liberal, ¿verdad? Bane fue el modo en que decidieron caricaturizar el descontento popular de Occupy Wall Street, de asustar cualquier imaginación de una transformación radical en medio de la crisis.

El paralelismo Bane/Trump no significa que apelar al poder popular sea ya un gesto político protofascista. Si acaso ese paralelismo significa algo es precisamente que Trump es un resultado directo del aparato demócrata. Batear a Bernie sacó a relucir el "Bane" en Trump. Trump solo les está devolviendo sus propias fantasías ideológicas.

//

You already know that Bane is the counterinsurgency ideology of the (neo)liberal establishment, right? Bane was the way they decided to caricature the popular discontent of Occupy Wall Street, to frighten any imagination of a radical transformation in the middle of the crisis.

The Bane/Trump parallelism doesn't mean that appealing to popular power is already a protofascist political gesture. If that parallelism means anything, it is precisely that Trump is a direct result of the Democratic apparatus. Having Bernie rejected brought out the "Bane" in Trump. Trump is just giving them back their own ideological fantasies.


"206: Objetos, medios, imaginarios"
Ensayo para el catálogo
206 Arte Contemporáneo

Ensayo incluido en el catálogo digital 206 Arte Contemporáneo (2016), una retrospectiva de este espacio artístico de Tijuana desde su apertura en junio de 2012. La edición del catálogo fue coordinada por las directoras fundadoras del espacio: Mónica Arreola (quien escribe el prólogo) y Melisa Arreola.

https://issuu.com/206artecontemporaneo/docs/206artecontempora__neo
Arreola, M. & Arreola, M. (Eds.). (2016). 206 Arte Contemporáneo.
Tijuana: Instituto de Cultura de Baja California / Secretaría de Cultura.
Recuperado de:
https://issuu.com/206artecontemporaneo/docs/206artecontempora__neo


206: Objetos, medios, imaginarios
Por Alfredo González Reynoso

Erick Castillo "Ruin" (Future Ruins)

Objetos

El arte contemporáneo no ha decidido qué hacer con los objetos. Su gesto inaugural duchampiano fue tan claro como el agua de la fuente: los objetos ya no serían meros medios para la representación (no más mármol, lienzo o similares como supuestos grados cero de lo aurático) ni tampoco serían meros imaginarios representados (no más mimesis, figuración o abstracción como bellos suplementos de lo real). Esta doble ruptura entre objeto y representación marcó a las primeras variaciones del arte contemporáneo: el arte objetual, el objet trouvé o ready-made, el arte-instalación o incluso el land art, entre otros.

Ya emancipados de la representación, los objetos después fueron desestimados, paradójicamente, por su propio libertador. El arte contemporáneo dejó de interesarse en la producción basada en objetos, en algunos casos a manera de crítica al objeto artístico como mercancía capitalista, en otros a manera de estrategia para transgredir la última frontera entre el arte y la vida. Así nacieron la performance, el happening, la deriva situacionista, el arte conceptual, inmaterial, procesual, relacional y demás formatos de arte no objetual.

Pero recientemente los objetos han comenzado a ser reconsiderados por el arte contemporáneo. Hay un retorno a la materialidad: los objetos vuelven a funcionar como medios para la representación o vuelven a aparecer como imaginarios representados. ¿Comeback del fetichismo de la mercancía artística? ¿Nostalgia por el aura del arte de producción auténtica? ¿Torre de marfil ante el auge de trabajo inmaterial en el capitalismo cognitivo? A pesar de su aparente vuelta reaccionaria, este nuevo arte orientado a objetos se inscribe a sí mismo como una posibilidad más del arte contemporáneo. Sus obras pueden partir de formatos de producción o códigos de representación convencionales sin caer necesariamente en una posición conservadora o antivanguardista.

Este actual estatus fronterizo del objeto en el arte contemporáneo ha comenzado a repercutir en la producción artística de nuevas generaciones en Tijuana.



Medios

206 Arte Contemporáneo es un espacio artístico que nació en medio de dos procesos.

Por un lado, la ciudad seguía pensando en formas de recuperarse tras el embate de violencia criminal, estatal y mediática que vivió en los oscuros años 2008-2009. La legendaria avenida Revolución y otros espacios turísticos del Centro de la ciudad cerraban sus locales en la medida en que el gringo en Tijuana (por la violencia, y antes por la paranoia post-9/11) devenía especie en peligro de extinción. Pero los propios ciudadanos comenzaron a practicar nuevas configuraciones del uso sociocultural y económico de esos mismos espacios abandonados.

Una de las estrategias para reactivar el Centro fue la redefinición del uso de sus pasajes. Históricamente vinculados a la venta de Mexican curios o souvenirs borderizos para turistas, los pasajes vaciados comenzaron a ser apropiados por grupos diversos de tijuanenses vinculados a las artes, la literatura, la música, el diseño y la gastronomía. Lugares como el Pasaje Rodríguez, el Pasaje Gómez y la Pasaje Revolución se volvieron puntos de confluencia de generaciones y disciplinas artísticas y culturales.


Los locales de los pasajes comenzaron a albergar algunos proyectos que a la fecha siguen funcionando, otros que ya no, y siguen instalándose nuevas personas e ideas todavía a prueba. Con los años, esta redefinición de los pasajes ha tenido altibajos, ofreciendo un resultado desigual, difícil de diagnosticar con justicia. Sin embargo, lo que sí queda claro es que 206 Arte Contemporáneo es uno de los proyectos más sobresalientes de esta estrategia ciudadana.


Por otro lado, 206 Arte Contemporáneo se constituyó en un momento en que el arte local buscaba nuevos caminos fuera la institucionalidad pública. La Facultad de Artes de la Universidad Autónoma de Baja California comenzaba desde 2003 a formar profesionales en un campo artístico en consolidación, con pocas opciones laborales estables fuera de la academia. A su vez, las instituciones culturales en la ciudad (federales, estatales y municipales) eran cooptadas por burócratas mediocres o funcionarios corruptos —siendo el caso más significativo la designación de un exrecluso por tráfico de personas como director del Centro Cultural Tijuana en 2009-2013, pese a la desaprobación explícita de cientos de artistas locales y nacionales.

Nuevos espacios, redes y proyectos total o parcialmente autónomos de los órganos públicos comenzaron a producirse desde distintas disciplinas, en un ambiente de desencanto o escepticismo por las vías oficiales, pero también de gestión creativa de nuevas condiciones de posibilidad. Así, 206 Arte Contemporáneo comienza a funcionar desde 2012 no como mera galería sino como diálogo intergeneracional genuino y espontáneo, circulación simbólica fuera de lo institucional y reinvención urbana ciudadana.


El espacio, además, ha dejado confluir estéticas heterogéneas en sus eventos y varias exhibiciones, pero en general coinciden en ser propuestas con un manejo estilístico coherente y un cuidado formal en la presentación. Entre sus medios de representación suelen estar la pintura o el dibujo, la fotografía o el video, la estatuilla o la escultura, el tejido o el collage, el papel o el libro, la cerámica o el vidrio. En otras palabras: medios que le dan importancia a la materialidad de la obra. Pero también: medios que parecerían ajenos al arte contemporáneo y su constante transgresión a los formatos tradicionales. En complicidad con sus artistas, 206 Arte Contemporáneo busca repensar a los medios materiales de representación —incluso los más convencionalizados— como instrumentos al servicio del arte contemporáneo. Objetos mediáticos ya conocidos que buscan nuevas configuraciones y contextualizaciones.

Carlos Iván (Rotura)  |  Juan Villavicencio (All Kind of Mexican Art Crafts)

Este arte orientado a objetos mediáticos en 206 se explica en función de, al menos, tres coordenadas contextuales. En primer lugar, la curaduría del espacio apuesta por la redefinición del arte contemporáneo desde la producción en formatos estéticos más o menos establecidos —exhibición de objetos artísticos en un espacio cuyo pasado histórico fue la venta de objetos artesanales, habría que agregar. En segundo lugar, la mayoría de sus artistas colaboradores son jóvenes nacidos en los años ochenta y noventa que tuvieron una formación institucional en la licenciatura en Artes Plásticas de Universidad Autónoma de Baja California (UABC), programa académico que privilegia los medios materiales de producción artística. Finalmente, existe una consciencia global de estos artistas locales respecto a los giros recientes del arte contemporáneo internacional, particularmente desde internet y otras formas de comunicación globalizada. Es en el cruce de estas tres situaciones que se consolida el uso de soportes materiales para la creación artística.

Omar Pimienta (Pasaporte)  |  Omar Pimienta (Pasaporte)


Imaginarios

El arte contemporáneo orientado a objetos no solamente debe entenderse como vuelta a la materialidad de los medios de producción artística sino también como vuelta a los códigos de reproducción de la realidad. Es decir: los objetos como soportes de la creación artística y, además, como modelos de la representación figurativa.

Alejandro Zacarías (Pata de perro)  |  Fio Zenjim (Nosoynadiedeniunaforma)

En poco más de tres años, 206 ha presentado al menos 18 exhibiciones, entre colectivas e individuales (Juan Villavicencio, Fernanda Uski, César Vázquez, Jessica Sanchez, Ruin, Panca, Alejandro Zacarías, entre otros), así como algunos conversatorios, talleres y presentaciones de libros (Rafa Saavedra, Yvonne Venegas, Omar Pimienta, además de Adela Goldbard, Israel Martínez, Fritzia Irízar, etcétera).

Oslyn Whizar (Curiosas exaltaciones)  |  Rafa Saavedra (Border Pop)

Al revisar los imaginarios estéticos reunidos en sus eventos, particularmente en sus exhibiciones, 206 parece colocarnos como ante un almacén de objetos variopintos. Los hay inanimados y animados, abstractos y concretos, minúsculos y monumentales, naturales y culturales, rurales y urbanos. Objetos que se acumulan, entrecruzan y dialogan. Esbozan posibles clasificaciones.

Paola Villaseñor "Panca" (Zoofilia)  |  Jessica Sánchez (Volumen 1)

Biólogos, mitólogos y criptozoólogos congregarían las células, órganos, huesos, ojos, plantas, animales, monstruos, divinidades e híbridos. Arquitectos, flâneurs y exploradores se interesarían por las casas (llenas, abandonadas, ardientes), coches (empañados, hundidos), camionetas (incendiadas), camiones, desechos, albercas, vasos, tazas, salas, recámaras, ventanas, calles, desiertos, lagos, montañas, mares y estrellas. Políticos, sociólogos y urbanistas examinarían los pasaportes, sellos, fronteras, artesanías turísticas, asentamientos irregulares y viviendas de interés social. Un gran depósito imaginario que apila objetos representados desde estéticas que se traslapan.

Christian Vargas (Distancia)  |  Fernanda Uski (Teluric Traces)

La presencia humana es casi nula en este almacén imaginario. Y, cuando es referida, su humanidad se reduce a órganos, deviene frivolizada, aparece en imágenes barridas, es caricaturizada o miniaturizada. Las estéticas que confluyen en 206 ven a la subjetividad humana desde el sesgo, a través de objetos o de la realidad material que la rodea o atraviesa.

Hilda Vanessa Ramos (Diagram)  |  César Vázquez (Trayectos)

La situación sociocultural de la frontera no es ya el referente dominante que caracterizó en años pasados al arte en Tijuana. Son pocas las obras y exhibiciones abiertamente influidas por este contexto. Sin embargo, no en todos los casos es exacto afirmar que esta escasa o nula presencia de la situación fronteriza es señal de cierta despolitización estética. Más bien, las vías de producir posiciones políticas, así como sus referentes contextuales, se diversifican, varían de escalas, pasan de lo doméstico a lo público, de lo personal a lo colectivo, de lo microscópico a lo mítico, de lo corporal a lo mediático, etcétera.

 Katia Sepúlveda (Ficción política)  |  Cheram Morales (Artilugios: Reflectores de un mundo)

Por último, es importante recordar que, aunque no todos, una buena parte de los artistas en exhibición lleva una trayectoria joven. Esto significa que estamos ante estéticas frescas, que están en proceso de configuración. Por lo tanto, este catálogo es un registro histórico que, bien leído, insinúa posibilidades. Futuros virtuales entre pasados recientes.



206 Arte Contemporáneo 

Espacios artísticos como 206 permiten establecer diálogos entre lo institucional y lo independiente, entre lo generacional y lo histórico. Es a partir de este intercambio que 206, en conjunto con otros proyectos y esfuerzos locales, ha contribuido al crecimiento del campo artístico local. Aunque queda trabajo por hacer, el avance estos primeros años ha sido importante, no solo para exhibir y distribuir obras sino a producir sentidos de comunidad cultural y consolidar nuevas exploraciones estéticas en la ciudad.